miércoles, 11 de abril de 2012

**Amasando al modo tradicional: un homenaje a mi abuela y mi madre**


De todos los recuerdos de mi infancia, éste es uno de los que recuerdo con más cariño, cuando mi abuela hacía sus hornadas de pan, que pan más rico por dios, hoy por hoy cuesta encontrar uno así.

Recuerdo que mientras eramos guajas, mi abuela amasaba con la abuela de mi prima
Nuria, y mientras ellas hacía todo el trabajo, a nosotras para que estuviesemos entretenidas nos daban un trozo de masa para que jugasemos, anda que no le dabamos vueltas eh Nuri? jajaja, mil formas y mil combinaciones pero al final los que nos gustaban eran aquellos trozos de masas negras como el carbón después de tanto manosearlas rellenas de pipas peladas jajajajaj, no recuerdo muy bien si nuestras abuelas nos los llegaban a hornear o no pero entretenidas sí que nos tenían jajajaj, éso sí esa noche cenabamos nuestro bollín de chorizo que ellas hacían especialmente para nosotras.

Otra cosa que nos hacían, era cuando sacaban los panes, dejarnos ahí en el "forno" durante toda la noche una buena cantidad de avellanas, que luego al día siguiente nos las comíamos muy alegremente porque aquellas avellanas "torradas" estaban buenísimas.

Con los años siguió mi madre con la tradición, hasta que un día, no recuerdo cuando, esta bonita tradición se acabó, ya hace muchos años, así que hace un tiempo empecé a hablar con ellas para ver si un día podíamos volver a amasar como antaño, me ofrecí a hacerlo yo, ya que me apetecía mucho, al final lo conseguí jejeje y el verano pasado lo hicimos, bajo las órdenes de mi abuela y con la ayuda de mi madre y mi primo
Álex, fuimos preparando todo lo que os explico en el reportaje que sigue a continuación.
Fue una experiencia muy bonita, 4 generaciones mano a mano recordando una tradición que nunca debería perderse.

Por éso hoy, desde mi humilde rinconcito quiero rendirle homenaje a mi abuela y a mi madre:

¡¡¡Os Quiero!!!

Image and video hosting by TinyPic

Hacemos un volcán en la harina, añadimos la levadura disuelta en agua y por último incorporamos la leche y la sal:

Image and video hosting by TinyPic

Y comenzamos a amasar, hasta obtener una masa homogénea que no se pega a las manos:

Image and video hosting by TinyPic

La tapamos y dejamos reposar hasta que al menos triplique su volúmen:

Image and video hosting by TinyPic

Preparamos el "forno", encendiendo la leña y esperando a que se queden sólo las brasas:

Image and video hosting by TinyPic

Mientras vamos dando forma a los panes, bollos, pizza, bizcocho, etc :

Image and video hosting by TinyPic

Una vez que tenemos las brasas, las "arroxamos" (barremos) con ayuda de una escoba hecha con hojas de "figal" (higuera) hacia la entrada del "forno" y empezamos a meter todos los panes y elaboraciones que tenemos hechas, dejandolas que se vayan haciendo con el el calor que hay dentro del "forno":

Image and video hosting by TinyPic


Y aquí tenemos el resultado final, rico rico no? :)

Image and video hosting by TinyPic



17 comentarios:

  1. Me encanta el reportaje...
    Quien tuviera un forno como ese.......

    ResponderEliminar
  2. Madre mía Piu, esto no tiene precio, un gran reportaje, mejor resultado, pero lo mejor de todo lo que tu dices 4 generaciones haciendo lo mismo , el mejor homenaje que se puede regalar, os felicito un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Rico, rico no, buenisimo estaria todo, que pinta el bizcocho!!!, las botas os pondriais.
    Y que bonita entrada, quien os veria mano a mano a las tres, besotesss!!
    ahh, yo hago lo mismo con mis peques cuando hago pan o bollitos preñado, ya estan ellos haciendo sus palitos, y son los que mas les gusta cuando los comen, jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Cómo se parecen tu abuela y tu madre!!!
    Ese bizcocho quita el sentido!!

    ResponderEliminar
  5. Pocas generaciones pueden presumir de tener esos recuerdos. Para mí el día más feliz era el que tocaba amasar. Qué largo se me hacía esperar que la masa "durmiera" para poder empezar a meterle mano... Mi abuela también me dejaba un trozo de masa para marear mientras ella hacía las hogazas para unas cuantas semanas. Y luego las magdalenas, bollos, hornazos, pastas de manteca (y yo con la boca del vaso... menudos cortapastas de diseño losd e entonces!!). Y sí, el primer pan que se comía era el bolluco de la niña, más que nada porque era pequeño y al día siguiente estaría duro, todo corteza. Cierro los ojos y recuerdo el aroma que llenaba la casa. Ningún pan como aquel, con las harinas de la propia casa y la masa madre ("hurmiento") que recorría el pueblo para no perderse... Qué morriña, por Dios!!!

    ResponderEliminar
  6. Roci qué entrada mas entrañable nos has regalado .

    He vivido contigo esos momentos según te iba leyendo y me has hecho disfrutar del amasado artesanal y de la buena compañia.

    Vaya dos guapuras que son estas dos mujeres tan importantes en tu vida, asi saliste tu !!!!

    Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Holaaaa, que entrada más bonita, me ha encantado tu homenaje a tu madre y a tu abuela. Ha sido precioso leerlo. Tener un horno de leña es un lujo.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  8. Una pasada Ro. Puffff, me ha encantado, tanto el texto, como la foto entrañable de tu abu y tu mami. Y clarooo, la pinta que tiene todoooo. Un beso y enhorabuenaa!!!

    ResponderEliminar
  9. Que estupendo reportaje...Me imagino lo que habréis disfrutado esas cuatro generaciones con esa jornada de amasado.

    Bicos.

    ResponderEliminar
  10. Precioso homenaje a tu abuela y madre, cuantos recuerdos y muchísimas tradiciones perdidas, es una pena...por cierto,el pan y todo lo demás tiene una pinta buenísima.BS

    ResponderEliminar
  11. Me encanta que le hagas ese homenaje a mi tia y mi primi por las veces que comi ese pan tan rico que me recuerdo de el muchas veces no hay otra cosa que supere ese trozo de pan amasado y cocido en casa en ese horno de leña y un trozo de chorizo de casa... insuperable
    gracias primi roci

    ResponderEliminar
  12. Puñetera con este reportaje me has dejado con los ojos vidriosos y los pelos erizados, segun lo cuentas parece que os estuviera viendo por un agujerito y me llegaran los aromas a leña quemada y pan recien horneado, son tradiciones que no se deben perder nunca, y con este relato ya tenemos donde recordarlo cuando nos haga falta.

    un besote muy gordo para las tres.

    nos vemos

    bye

    ResponderEliminar
  13. una de las entradas mas bonitas de este blog, nada mas que le encuentro un fallo, faltas tu en la fotito, y asi habria sido perfecto, hace ya mucho que no te pregunto por la abuela, y al verla me ha recordado todos los dias que hablabamos de ella , ya veo que con esa cara que tiene de buena, tu hayas heredado algo.

    un besote y sigue asi y con estas estupendas recetas

    ResponderEliminar
  14. GRACIAS POR ESE HOMENAJE TAN BONITO Y POR ACORDARTE DE NOSOTRAS BUELITA SE EMOCIONO MUCHO Q TIEMPOS AQUELLOS Y LO RICO Q ESTABA TODO AUNQUE LO Q SE HIZO ESTE DIA ESTABA TODO MUY RICO TE QUEREMOS MUCHO Y MUCHOS BST DE BUELITA Y TU MAMI

    ResponderEliminar
  15. Bonito homenaje. Parte de nosotr@s se debe a quienes nos precedieron y nunca deberíamos olvidarlo.
    Alguien dijo: "De cómo fueron, somos. De cómo seamos, serán".
    Saludos.
    Alberto

    ResponderEliminar
  16. Precioso homenaje y precioso blog, me quedo por aquí.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Muchísimas gracias a tod@s!! me alegro mucho que os haya gustado esta entrada, para mi es muy especial por ser ellas quienes son :) un besote para tod@s

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dedicarme un ratito de tu tiempo en dejarme un comentario, es agradable saber que hay alguien al otro lado ;)

Este blog ya no participa en cadenas de premios ni memes.

¡¡¡Gracias por estar ahí!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...